Get Adobe Flash player
Inicio Asambleísta William Tórrez ASAMBLEÍSTA TÓRREZ DESTACA ENTRE SUS PRIORIDADES LA DEFENSA DE LA MILENARIA CULTURA URU

ASAMBLEÍSTA TÓRREZ DESTACA ENTRE SUS PRIORIDADES LA DEFENSA DE LA MILENARIA CULTURA URU

* Fue uno de los temas que impulsó con fuerza el asambleísta departamental William Tórrez Pérez en la pasada gestión 2018.

Entre los temas que ha enfocado en su trabajo legislativo el asambleísta departamental de los demócratas en Oruro, William Tórrez Pérez, la defensa de la milenaria cultura uru, forma parte de sus prioridades y mucho más cuando se quiere desconocer su valor como una de las civilizaciones más antiguas en el mundo, y lo más importante, que aún se conserva viva en la actualidad.

El tema no es nuevo, ya que la Asamblea Legislativa Departamental de Oruro comenzó a interesarse con más fuerza en este tema en octubre de 2016 cuando se empezó a proyectar una ley departamental con esa finalidad.

Rescatamos una publicación del Periódico La Patria del lunes 10 de octubre de 2016, donde se habla precisamente del tema.

Ver la nota

A casi un mes después en una sesión de la Asamblea Legislativa Departamental de Oruro, en noviembre de 2016 se aprobó la Ley Departamental 122 "Declaratoria de Patrimonio Cultural, Histórico, Etnológico y Viviente a la Cultura Uru de los Pueblos Milenarios del Departamento de Oruro".

El martes 8 de noviembre de 2016, el Periódico La Patria reflejaba también ese detalle.

Ver la nota

En esa oportunidad, uno de los principales compromisos que se asumió, era emprender gestiones ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) esta documentación para su reconocimiento como una de las civilizaciones más antiguas de la humanidad.

Pese a los esfuerzos que se desplegaron, lamentablemente desde el Gobierno Nacional, este propósito ha tropezado con una serie de dificultades.

Esta actitud se refleja en la publicación del Periódico El Diario en su edición del sábado 25 de marzo de 2017.

Ver la nota

Lo peor llegó el pasado año 2018, cuando en el mes de julio Bolivia fue sede del II Foro de Civilizaciones Antiguas, mismo que tuvo como a La Paz con presencia de países como China, Grecia, Egipto, Irán, Irak, Italia, Perú y la recientemente admitida Armenia, además del país anfitrión.

En dicho encuentro se habló de todo, pero menos de la Cultura Milenaria Uru, dejando más bien ese privilegio para la Cultura Tiahuanacota, relegando una vez más de Oruro.

Un resumen de lo que fue ese evento, se registra a través del portal chino www.sinhuanet.com.

Ver la nota

A raíz de esta realidad y una respuesta incompleta ante la petición de informe que solicitó a la Secretaría Departamental de Cultura en la Gobernación de Oruro, el asambleísta departamental William Tórrez Pérez convocó a una conferencia de prensa el jueves 20 de septiembre de 2018, donde se hizo conocer precisamente esta preocupación.

Asumió también el compromiso de defender esta milenaria cultura que tuvo su origen precisamente en Oruro.

Escuchar la conferencia

En horas de la tarde de ese mismo día, presentó una Minuta de Comunicación en la sesión de la Asamblea Legislativa Departamental que preside el asambleísta Sabino Fábrica y la respuesta no fue la que se esperaba, ya que el tema fue derivado a las comisiones de trabajo y los resultados no han sido socializados hasta la fecha.

En una publicación del Periódico La Patria el sábado 6 de octubre de 2018, el asambleísta departamental William Tórrez, exterioriza esa preocupación.

APOYEMOS A LOS URUS
Por: William Tórrez Pérez

En el amanecer del hombre andino, surge en el tiempo el pueblo de los Urus, descendientes directos de los primeros seres humanos que escogieron como su hogar el territorio de la hoy Bolivia.

Vemos hoy con gran tristeza que el pueblo Uru lentamente languidece y desaparece por la combinación fatal de la contaminación, los desastres climáticos, la discriminación, la absoluta falta de atención de los gobernantes e incluso de algunos de sus propios representantes, pero más que todo por la; indiferencia de nosotros.

Reconozcamos que somos indiferentes ante la suerte del ecosistema del lago Poopó, ante la contaminación de los ríos y cuencas, ante la muerte de millones de animales, pero sobre todo ante el ocre destino de la Nación Uru, que vive quizás una de sus horas más oscuras. Poco le ha importado eso a la ciudadanía, dándose el deplorable caso comparativo de que muchas más personas salieron a las calles por mascotas maltratadas y caras bonitas de la farándula mediocre, que por la contaminación ambiental y la agonía de toda una Nación originaria.

Ellos también son bolivianos, bolivianos que por generaciones no conocieron sino injusticias, represiones, discriminaciones e indiferencias, incluso nuestra tierra de Oruro hasta por su nombre está ligada íntimamente al ancestral pueblo de los Urus.

Sin entrar en el ánimo de la polémica interétnica con todo lo negativo que representa, existe una gran verdad que, no, podemos dejarnos a la desidia y la indiferencia y asistir como cómodos espectadores al final de un pueblo milenario que es la cultura viva más antigua de Sudamérica, hacerlo significaría negarnos a nosotros mismos como seres racionales y pensantes, consideremos de que el tiempo de la ignorancia y la indiferencia no es el tiempo presente y de que como seres humanos debemos, tenemos y podemos hacer la diferencia.

Desde hoy y hasta poder revalorizar, rescatar, revivir y reconocer a la cultura, así como el ecosistema de la tierra ancestral de los antiguos hombres de las aguas que son los Urus, ancestros carnales y espirituales de todos los orureños, no podemos renunciar a la obra encarada, por razones culturales, antropológicas, ecologistas, históricas, pero sobre todo por humanidad trabajemos unidos por nuestro pueblo de los Urus.